Esta web que se abre ante tu napia está llena de palabras, ¡no son parcas!

No por ello deberías tener miedo… ¡No la cierres, aunque esté fatal el SEO!

No es un sitio de autoayuda —aunque pudiera— y tampoco las recetas de la abuela.

No aparecen caballeros ni princesas, y tampoco grandes héroes—¡qué pereza!—
sino seres peculiares y rarezas: alimañas, monstruos, trolls y “cosas de esas”.

Un bestiario diferente y algo extraño. ¿Diccionario, cómic, fábula o poemario?
¡No podemos definir lo estrafalario!

Y además consideramos un insulto que cuestionen si es “de niños” o “de adultos”.
¡Censurar es de mal gusto y es injusto!

¡No agobiemos con prejuicios al poeta ni perdamos más el tiempo en etiquetas!
Tú navega por la página que quieras, ¡porque vas a liberar tu mente inquieta!